Descubrimiento - 1

Recuerdo haberme encontrado la bandera representativa de la asexualidad en algún momento de mi vida, pero tuve que esperar varios años hasta que me paré a leer la definición de ese término. No puedo decir que automáticamente pensara "Soy asexual". Supongo que a algunas personas les cuesta más asumir eso o darse cuenta (¿estaré haciendo el ridículo? ¿cuánto tengo que leer para asegurarme de estar en el espectro asexual?).

Para mí leer la asexualpedia fue solo el comienzo de un largo, intenso e introspectivo viaje hasta lo recóndito de mí mismo. En la sociedad tan hipersexualizada en la que vivimos lo irónico es que casi nunca hablamos de sexo, así que yo (que a pesar de ser asexual, sí tengo libido) simplemente pensaba que lo que yo sentía y experimentaba era lo mismo que vivía el resto de la gente. Pero cuando preguntas, lees descripciones sobre la atracción sexual... te das cuenta de que nunca has experimentado eso, de que no tienes ni pajolera idea de lo que te están contando.

Y entonces, tras ese cubo de agua fría (realidad) vuelves a buscar "asexual" más convencido, te lees infinidad de artículos, de testimonios y empiezas a encontrar respuestas, personas con las que te sientes identificado. Y no me fue difícil llegar a la conclusión de que sí, soy diferente, vivo la (a)sexualidad de otra manera. Lo complicado fue aceptarlo, derribar todo lo que creía que era verdad y empezar otra vez, prácticamente desde cero. Pero cuando por fin me atreví a rendirme, tuve la oportunidad de descubrir un nuevo yo más seguro de sí mismo. AVENes me ha ayudado en ese proceso de aceptación y a ver que esto es real, que estamos aquí todos por una misma razón y que no estoy solo en este viaje.

Gracias, por hacer esto posible.