Asexualidad

De AsexualpediA
Saltar a: navegación, buscar
Bandera de la asexualidad

Asexual

Un asexual es una persona que no experimenta atracción sexual hacia otras personas.

A diferencia del celibato, el cual la gente escoge, la asexualidad es una parte intrínseca de quienes somos. Hay una diversidad considerable dentro de la comunidad asexual. Cada persona asexual experimenta cosas como las relaciones, la atracción o la excitación de formas diferentes. La asexualidad no hace nuestras vidas mejores ni peores, simplemente nos enfrentamos a una serie de desafíos diferentes a los que se enfrentan la mayoría de los alosexuales. La asexualidad es distinta al celibato o a la abstinencia sexual, las cuales son comportamientos, mientras que la asexualidad es generalmente considerada como una orientación sexual. Algunos asexuales participan en relaciones sexuales por distintas razones.

AtracciónSexual-Libido-DeseoSexual.jpg

Identidad

La mayoría de la gente en AVEN ha sido asexual durante toda su vida. De igual manera que las personas raramente o inesperadamente pasan de ser heterosexuales a homosexuales, las personas asexuales raramente o inesperadamente se convertirán en alosexuales o viceversa. Una pequeña minoría pensará en si misma como asexual durante un breve período de tiempo mientras exploran y cuestionan su propia sexualidad.

No existen tests para determinar si alguien es asexual. La asexualidad es como cualquier otra identidad: en su esencia, es sólo una palabra que la gente utiliza para conocerse a sí mismos. Si en algún momento alguien encuentra la palabra asexual adecuada para describirse a sí mismo, le animamos a que la utilice durante tanto tiempo como tenga sentido hacerlo.

Aunque la asexualidad comparte un conjunto común de valores, se expresa de manera diferente en cada individuo. Dentro de los foros AVEN, la gente asexual usa el lenguaje para distinguir su variedad de opiniones concernientes a la expresión sexual y a las relaciones románticas. Esta es una lista de términos que los asexuales utilizan para definirse a sí mismos:


Relaciones

Las personas asexuales tienen las mismas necesidades emocionales que cualquier persona, y como en la comunidad alosexual existe una gran variedad de formas de satisfacer esas necesidades. Algunos asexuales son más felices solos, otros son más felices con un grupo de amigos cercanos. Otros asexuales tienen el deseo de formar relaciones románticas más íntimas y tendrán citas y buscarán parejas de larga duración. Las personas asexuales pueden salir con personas alosexuales al igual que entre ellos.

Sexual o no sexual, las relaciones estás formadas por los mismos elementos básicos: Comunicación, cercanía, diversión, emoción y confianza se dan tanto en las relaciones sexuales como en las no sexuales. A diferencia de los alosexuales, los asexuales tenemos pocas expectativas sobre la forma en que funcionarán nuestras relaciones íntimas. Averiguar como flirtear, intimar o ser monógamos en una relación no sexual puede ser un desafío, pero libres de expectativas sexuales podemos formar relaciones de manera que se basen en nuestras necesidades y deseos individuales.


Leer más: Relaciones


Atracción

Muchas personas asexuales experimentan atracción pero no tienen la necesidad de representar esa atracción de una manera sexual. En su lugar sienten un deseo de conocer a alguien, ser cercanos a esa persona de la manera que funcione mejor para ellos. Algunos asexuales describen esta atracción como “romántica”, “afectiva no romántica” o “estética”, para diferenciarla de la atracción sexual.

Las personas asexuales que sienten atracción frecuentemente se sentirán atraídos hacia un género particular y pueden identificarse como gay, bi, pan o hetero, o como homorrománticos, birrománticos, panrománticos o heterorrománticos.

Leer más: Atracciones


Excitación

Para algunos alosexuales, la excitación es algo que ocurre con relativa frecuencia aunque no está asociado con un deseo de encontrar un compañero o compañeros alosexuales. Algunos asexuales se masturban ocasionalmente pero no sienten deseo de tener una sexualidad compartida. Otras personas asexuales experimentan muy poca excitación o ninguna. Normalmente no ven la falta de excitación sexual como un problema que deba ser arreglado y enfocan su energía en disfrutar otros tipos de excitación y placer.

Nota: Las personas no necesitan excitación sexual para estar sanas pero en una minoría de casos una falta de excitación sexual puede ser síntoma de una condición médica más seria. Si no experimentas excitación sexual o de repente pierdes el interés en el sexo probablemente deberías acudir a un médico, solo para estar seguro.

Leer más: ¿Soy asexual si...?


Investigación científica

Aunque los investigadores de la sexualidad humana han conocido la asexualidad desde finales de 1940, se ha realizado poca investigación. La mayoría es reciente hay interés creciente en el tema.

Leer más:


Modelos propuestos y definiciones

Siendo un concepto tan nuevo e inexplorado la definición y categorización de la asexualidad ha sido objeto de mucho debate y no menos entre los propios asexuales. A menudo es concebido como una de cuatro o más orientaciones (homosexual, heterosexual, bisexual/pansexual, asexual) pero también se habla como de una de dos (sexual y asexual) con la preferencia de género medida junto a diferentes ejes.

En añadidura, un número de otras definiciones y modelos más complejos han sido propuestos:

Asexualidad y religión

Visión de la asexualidad en la Historia de la Filosofía Religiosa:

En la filosofía, hay una larga tradición de interpretar el deseo de sexo como un vicio moral que debería ser erradicado. Gautama Buddha ya había planteado esta cuestión. Proclamó: “Mientras que el más mínimo resto de deseo de un hombre por las mujeres no haya sido erradicado, estará encadenado en su mente, como un ternero a su madre” (El Dhammapada #284). Luego Platón en su Simposio propone un mito de que en tiempos primitivos las personas eran andróginas. El ser humano andrógino se desmorona, se separa de sí mismo el elemento natural femenino y cae esclavo del poder de la naturaleza femenina. El sexo se convierte en el origen, en el mundo del tormento, insaciable sed por la unión. Toda la vida sexual de un hombre es solo un tormento e intensa búsqueda de su androginia perdida, por la unión de hombre y mujer en un ser integral. El elemento femenino se volvió interiormente ajeno al hombre y por lo tanto exteriormente obligatorio. El hombre intenta restaurar su imagen andrógina a través de la atracción sexual hacia la pérdida naturaleza femenina.


Siguiendo los pasos de Platón, muchos filósofos (Jakob Böhme, Vladimir Solovyov y otros) elaboraron el concepto de la androginia. Por ejemplo, Franz Xaver von Baader escribió:

“La androginia es la fusión armónica de los sexos, resultando en una cierta asexualidad, una síntesis que crea un ser enteramente nuevo y el cual no yuxtapone meramente los dos sexos 'en una inflamada oposición' como lo es el hermafrodita.”


Baader dice que el hombre era originalmente un ser andrógino. En verdad ni el hombre ni la mujer son la imagen y la igualdad con Dios, solo el andrógino. Ambos sexos son igualmente caídos de la divinidad original del andrógino. La androginia es la semejanza del hombre con Dios, su recrudecimiento sobrenatural. Por lo tanto resulta que los sexos deben cesar y desvanecerse. Desde aquellas posiciones Baader interpretó el sacramento del matrimonio como una simbólica restitución de la angélica bisexualidad. “El secreto y el sacramento del verdadero amor en el lazo indisoluble de dos amantes consiste en ayudarse el uno al otro, cada uno en sí mismo, hacia la restauración de la androginia, la humanidad pura y completa.” De acuerdo a Baader, el sacrificio de Cristo hará posible la restauración de la androginia primaria.

Los puntos de vista de Baader fueron desarrollados por Berdyaev, quien creía que la diferenciación entre hombre y mujer era el resultado de la caída cósmica de Adán. El elemento femenino cayó lejos en la caída del hombre y se convirtió en el objeto del mal y de tendencias falsas, el origen de la esclavitud. La raíz de la caída del hombre está conectada con el sexo y la vida sin pecado del hombre encadenada al deseo sexual fue precedida de la caída del andrógino, la separación de en hombre y mujer, la desfiguración de la imagen y semejanza con Dios.


Desde ese ángulo Berdyaev examina el concepto de las perversiones sexuales en la medicina:

“El naturalismo del sexo, sus 'normas' naturales, están ahora agitadas... Nunca antes ha habido tal desviación del 'natural' sexo para dar lugar a la vida... Los límites 'naturales' entre mujeres y hombres están confusos y borrosos.”

El concepto de las perversiones sexuales está siendo sujeto de refinamiento. Y aún así “nunca ha sido finalmente reconocido que la religión de Cristo nos obliga a reconocer el sexo 'natural' como anormal, el acto sexual 'natural' como una perversión. Haciendo hincapié en toda manera posible a la condena cristiana del deseo sexual, Berdyaev critica a aquellos trabajadores que limitan los trastornos sexuales a algunos patrones de comportamiento sexual (Ej.: homosexualidad, fetichismo, etc.) y no pone en cuestión si el acto sexual en sí mismo es anormal. De acuerdo a Berdyaev, la humanidad va a superar el deseo sexual. Similares visiones de la naturaleza de los sexos y la necesidad de la reintegración andrógina también pueden ser encontradas en la poesía de William Blake.

Referencias

[1]

  • Nicole Prause & Cynthia A. Graham Asexuality: Classification and Characterization // Arch Sex Behav (2007) 36:341–356. DOI 10.1007/s10508-006-9142-3
  • Nikolai Berdyaev. The Meaning of the Creative Act. London: Semantron Press, 2008, p. 184.
  • Nikolai Berdyaev. The Meaning of the Creative Act. London: Semantron Press, 2008, p. 203.
  • Nikolai Berdyaev. The Meaning of the Creative Act. London: Semantron Press, 2008, p. 185.
  • Nikolai Berdyaev. The Meaning of the Creative Act. London: Semantron Press, 2008, p. 199.
  • Бердяев Н. Смысл творчества (The Meaning of the Creative Act) // Бердяев Н. Философия творчества, культуры и искусства. В 2-х тт. М.: Искусство, т. 1, 1994, стр. 196. (The sentence adduced is missing from the English translation used.)
  • Nikolai Berdyaev, “The Meaning of the Creative Act. London: Semantron Press, 2008, p. 199.
  • Nikolai Berdyaev. The Metaphysics of Sex and Love // Бердяев Н. Новое религиозное сознание и общественность (The New Religious Consciousness and Society). Москва: Канон+, 1999, с. 242.
  • Hoeveler, Diane Long (1979). "Blake's Erotic Apocalypse: The Androgynous Ideal in "Jerusalem"." Essays in Literature (Western Illinois University) 6 (1): 29–41.