Cuando la invisibilidad y la patologización se encuentran

De AsexualpediA
Saltar a: navegación, buscar


Cuando la invisibilidad y la patologización se encuentran

Escrito por: Lea Vittoria Uva

Traducción: Ene

Fecha: 27-03-2014

Una de las preguntas más frecuentes que la gente hace cuando leen alguna cosa sobre asexualidad es: ¿Y entonces? ¿Por qué debo hacer un artículo sobre esta cosa? ¿Qué problemas deben afrontar los asexuales? ¿Algún tipo de discriminación? ¿Y por qué se deberían reagrupar en una comunidad? No se pregunta generalmente con una actitud de mente abierta sino de modo retórico con la implicación que secundan de que las personas asexuales no tienen ninguna dificultad y/o que están sólo intentando llamar la atención.

Es verdad que los asexuales no han tenido que afrontar el mismo tipo de discriminación que los LGBTIQ: no tenemos una Historia de opresión y violencia desde un punto de vista legal o social. Algunos se preguntan si es porque ninguno sabía de nosotros pero yo creo que no atraemos el mismo tipo de reacciones porque los estereotipos sobre nuestra conducta no son percibidos como “incorrectos” o “pecaminosos”, como el comportamiento gay, o amenazadores (acerca de las normas sociales de género) como ser transgénero.


Entonces ¿Cuáles son las dificultades de los asexuales? Yo creo que la asexualidad tiene algunas cosas en común con muchos grupos dentro de la comunidad LGTBIQ pero no las suficientes con cada uno de ellos singularmente para que una similitud sea percibida instantáneamente.

Lgtb.png

Por ejemplo, salir del armario como asexual lleva a reacciones de todo tipo pero la más común es la patologización: “¿Entonces eres impotente/frígida?”, “No es natural, debe haber algo que está mal en ti”, “Esto debe ser causado por un desequilibrio hormonal, estoy seguro de que puede ser curado”, etc. etc. También los médicos a menudo buscan “resolver el problema”, sobre todo si no conocen la asexualidad como una orientación sexual. El hecho de que muchas personas vayan enseguida en dirección a “una cura” es una señal clara de la idea de que la asexualidad es una enfermedad y esto es algo con lo que los gays, las lesbianas y los trans* pueden sentirse identificados. Pero considerando la ausencia de violencia entre las reacciones generales a la asexualidad, esto a menudo pasa a un segundo plano y no es más algo lo suficientemente importante para que la mayoría de las personas LGT sientan una semejanza con las personas A. Es importante recordar, de todos modos, que aunque la asexualidad de por sí no provoca en general reacciones violentas, muchas personas asexuales son víctimas de acoso o intimidación homofóbica porque no les interesa el sexo opuesto es malentendido como un “síntoma” de homosexualidad.

Los prejuicios son otra cosa que los asexuales deben afrontar. Como decía en otro artículo, la asexualidad es generalmente reagrupada como grupo hiper-moral, como abstinentes y célibes o solteros. Esto hace que los asexuales sean a menudo rechazados por la comunidad LGTBIQ mientas al mismo tiempo son percibidos como “bastante extraños” para ser marginados por la mayoría de los heterosexuales cisgénero. Creo que esto es algo en común con la comunidad bisexual. Al mismo tiempo, siendo “lo opuesto la una de la otra” respecto a la sexualidad, las dos comunidades nunca se han vinculado mucho.

Pero creo que el factor más importante que afecta a la comunidad asexual, mucho más importante que la patologización y que los prejuicios, es la invisibilidad. La información sobre la asexualidad comenzó a aparecer en los medios sólo en los últimos diez años más o menos y, en todo caso, nunca de una gran manera. La mayoría de la población aún no sabe que es la asexualidad y esto significa que muchos asexuales no saben que ellos simplemente tienen una orientación diferente y que no se deberían sentir solos, confusos, enfermos o buscar una cura inexistente. La invisibilidad es un problema que interesa a los intersexuales, trans* y otros grupos queer, mucho más que a otros en la comunidad en la comunidad LGTBIQ y creo (y espero) que esto pueda ser realmente el factor de puesta en común que nos empujará a trabajar juntos para combatir el heterosexismo por una mayor educación y visibilidad.

El testimonio de una persona asexual

Una amiga mía asexual canadiense, Rory, me ha hecho entender cuanto pueden ser los los riesgos y los daños cuando la patologización y la invisibilidad se encuentran.

Rory es una chica muy gentil y simpática, amante de los animales (sobre todo de los caballos) y que está por graduarse pronto. Este verano nos veremos en el Orgullo Mundial (WoldPride) para dar a conocer mejor la asexualidad. La otra tarde estábamos casualmente hablando de médicos y ginecólogos en el chat de Skype y me gustaría compartir la historia que me contó sin modificarla, así que la dejaré como me la compartió con el menor número de cambios posibles (principalmente quitaré mis comentarios).

[Nota menor: para entender alguna de las experiencias de Rory es importante recordar que mientras algunas personas asexuales tienen libido (aunque no va directa hacia ninguna persona) y pueden masturbarse para ocuparse de ella, otros asexuales no tienen libido por nada y pueden no haber experimentado excitación sexual, al menos sin haber experimentado una estimulación física. Rory pertenece al último grupo]

Rory: ¿Te he hablado alguna vez de mi experiencia con la píldora anticonceptiva? Lea: Creo que no. Rory: ¿Quieres que te la cuente? No es exactamente una historia alegre... Lea: Vale, si te apetece. Rory: Sí, es una parte importante de quien soy hoy y ayuda relatarla de vez en cuando. Siento que cada vez que se la cuento a alguien lo asumo un poco más :)

Antes de saber sobre asexualidad, yo tenía un novio. No me apetecía practicar sexo, así que después de cuatro meses me fue infiel y rompió conmigo. Estuvimos cada uno por su parte durante un año y después volvimos. En ese año salí con otro chico durante 6 meses pero tampoco me apetecía tener sexo y rompí con él por eso. Él se enamoró de mí y uno de mis mayores remordimientos en mi vida es que nunca le podré decir POR QUÉ soy como soy... Pero no lo averigüé hasta dos años después así que no quise abrir viejas heridas y lo dejé estar. Nunca mantuvimos el contacto. Pero de todas maneras, el segundo intento con mi novio #1 fue bien durante un año pero AÚN No me apetecía el sexo. En ese punto, me volví una sólida convencida de que estaba rota/defectuosa, como te puedes imaginar. Y la relación estaba realmente afectada...

Así que fui al médico, le expliqué que estaba en una relación a largo plazo, una relación estable y que estaba muy feliz y enamorada pero que no podía excitarme y que nunca tuve ningún deseo por el sexo, y eso era lo único que estaba causando problemas en la relación. Así que la doctora decidió que yo quizás tenía una baja libido o un trastorno del deseo sexual hipoactivo o lo que fuera. No puedo culparla realmente, ella no sabía más sobre asexualidad que lo que yo sabía.

Pero de todas formas, me prescribió la píldora anticonceptiva por varias razones, asumió que reduciría las ansiedades alrededor de los embarazos accidentales y las hormonas podrían “curarme” también.

Bien, la cosa fue terriblemente... Resumiendo: En primer lugar, me dio una libido así que supongo que funcionó. Pero seguía sin sentir atracción sexual, lo que resultó en mi novio de aquel momento estando increíblemente cachondo y caliente (Imagino que le estaba enviando cada feromona posible) y yo sentía esa “pulsión” pero yo sólo tenía pánico porque no sabía qué era o qué hacer con ello. Sólo me sentía rara, como si ya no fuera mi cuerpo. Y terminé, la mayoría de las veces, empujando a mi novio lejos y estallando en lágrimas si él me tocaba aunque sólo fuera con la punta del dedo en el hombro...

Tampoco aprendí nunca a masturbarme, y aún no lo he intentado, así que no tuve una liberación. Tampoco sabía en aquellos momentos que aquello era lo que estaba pasando, para ser sincera. Yo estaba MUY confusa, hasta el punto en que ni siquiera sabía cómo preguntar.

Así que estaba todo apilado y empecé a amontonar pensamientos negativos, cosas como: “bien, la doctora dice que lo mejor es curarme y no hay realmente otra opción... así que si no está funcionando, quizás NO PUEDA curarse”.

Por encima de eso corrieron pensamientos como “Si no quiero sexo ¿Quizás no amo de verdad a mi novio? Pero nunca me ha importado nadie tanto en toda mi vida, ¡no me imagino sintiendo más afecto por alguien! Bien entonces... quizás no soy CAPAZ de amar”.


Bandera.jpg


“Imagino que nunca tendré una relación, sólo haré daño a las personas con las que esté, deberé morir sola, no soy totalmente humana...” Ya no creo en NADA de esto, pero a veces estos pensamientos parecen todavía frescos...En todo caso, las cosas no fueron bien. Terminé intentado suicidarme una vez. Por fortuna mi chico estaba ahí para pararme. Tiró las pastillas por el inodoro porque sabía que estaba lo suficiente obstinada y quería “curarme”, por lo que habría continuado tomándomelas aunque fuera evidente que no estaban funcionando y que me hacían mal.

Él era una persona muy comprensiva y nunca le culpé por nada de esto. Aunque sólo fuera por eso, él es la razón de que todavía esté viva. Entonces dejé de ir a la doctora por unos meses, sólo estaba centrada en recuperar recursos emocionales.


Bueno, la peor parte fue que, cuando finalmente tuve el coraje de volver al médico, me sugirió intentarlo otra vez. Así que lo hice, probé las pastillas otra vez. Ni siquiera una marca diferente, exactamente las mismas. Y, sorpresa sorpresa, dos meses después intenté suicidarme otra vez...

La segunda vez, mi novio simplemente no estaba allí y yo estaba avisada de que esto era una posibilidad, entonces cuando empecé a sentir que estaba por sucederme otra vez, me encerré en mi habitación y y quité cualquier cosa que hubiera podido usar para hacerme daño. Estuve allí con sólo una botella de agua durante tres días. Cuando confié en mí lo suficiente para salir, estaba débil y había perdido mucho peso. Pero lo había hecho, paré de tomarme las píldoras y decidí que la doctora era una idiota. Así que esa fue la última vez que fui al médico...

Uno o dos meses después, mi hermana me llamó inesperadamente: “¡Hola Rory! ¿Adivina qué? Estoy en una clase de psicología. Estamos hablando de sexualidad humana y hay un grupo que, estadísticamente hablando, tiende a encariñarse mucho con las mascotas y los animales ¡y creo que eres una de ellos!”. Ella me conoce muy bien. Sabía que el sexo era un problema difícil para mí en ese mismo momento. Así que no usó la palabra “asexual” inmediatamente antes de establecer que los ases son personas maravillosas antes.:D

Creo que la moral de la historia es: Busqué en Google “asexualidad” y me encontré con AVEN. La manera en que lo describo es que nunca he conocido a gente que pudiera describirme TAN BIEN y ni siquiera lo estaban intentando, se estaban describiendo A ELLOS MISMOS. Me siento en casa desde entonces.

Para mí es importante hablar de esto por varios motivos: en primer lugar, esto es por lo que estoy tan apasionada por la visibilidad y la educación. Si pudiera salvar una sola persona de pasar por lo que yo he pasado, que nada vale la pena, no importa el miedo que dé. Me emociona muchísimo la labor de visibilidad y educación porque me hace feliz pensar que estoy previniendo este tipo de cosas. Es muy prevenible pero el trabajo de campo simplemente necesita hacerse. Y la segunda razón por la que hablo de ello...porque de vez en cuando aún me “hiere la sensibilidad” si alguien dice algo que implique que estoy defectuosa o que soy inferior de alguna manera por ser as.Creo que es bueno que lo sepas por si acaso ocurre algo similar aleatoriamente durante el Orgullo, yo simplemente me callo. Esto no ha ocurrido en un año pero aún es posible. Y si sucede...lo mejor que puedes hacer es sólo estar allí. Si estoy en un mal lugar, que alguien me toque no va a ayudar porque sólo me hace pensar en el contacto sexual (aunque en CUALQUIER otra ocasión, los abrazos son INCREÍBLES y ¡nunca me son suficientes!) pero sólo tener una persona ahí de pie me ancla al mundo real y me recuerda que no estoy sola.

Disculpa por la parrafada pero espero que se entienda. Finalmente estoy en un lugar donde puedo y quiero hablar de ello.”

Bogaertresearchweb 0.jpg

El Dr. Anthony F. Bogaert escribe, en Entendiendo la asexualidad (Understanding Asexuality) (2012): El tipo de desorden más común con el que puede que se diagnostique a los asexuales es el trastorno del deseo sexual hipoactivo, que se caracteriza por una marcada ausencia de deseo de sexo, acompañada por, como se mencionó, malestar o dificultades interpersonales. Actualmente, hay pocos datos sobre la salud mental de los asexuales, así que hay que esperar a futuras investigaciones para traer conclusiones definitivas sobre el problema del malestar u otras perturbaciones psicológicos en este grupo. Sin embargo, las investigaciones hasta la fecha no sugiere que los asexuales, en general, estén angustiados por la ausencia de interés sexual. Otro factor importante a considerar es la fuente del malestar. ¿Debemos patologizar a alguien porque se sienta incómodo porque no encaje con el grupo más grande o porque le guste a pocas personas de aquel grupo? ¿O, alternativamente, deberíamos patologizar a la misma sociedad por no tolerar la minoría y la diversidad?  

Ver también