Guía de asexualidad para madres y padres

De AsexualpediA
Saltar a: navegación, buscar

Traducción no oficial, de Volvoredra, de esta web a 01/10/2020 / This is an unofficial translation from this [http://www.whatisasexuality.com/family-and-friends/parent website.

Versión sin lenguaje inclusivo. Versión con lenguage inclusivo en la parte inferior de este artículo.

La asexualidad es una orientación sexual, como ser heterosexual, homosexual o bisexual. Cuando alguien es asexual (o "as", como alguna gente dice), realmente no está "por nadie" de modo sexual, es decir, no le interesa nadie de esa manera. Simplemente, no experimenta atracción sexual.


¿Qué es la asexualidad?

La asexualidad es esencialmente la opción "Ninguna de las anteriores" para la orientación sexual. Hay una probabilidad significativa de que nunca hayas oído hablar de ella antes, pero no te preocupes. No es nada malo. No es una enfermedad, ni un trastorno, ni algo en lo que tu hijo/a se esté asociando para "rebelarse" contra ti. La asexualidad no es algo que necesite ser "arreglado" o "curado". Simplemente es parte de lo que es. Eso es todo.

La asexualidad, en realidad, no es tan rara. Un estudio dice que al menos un uno por ciento de las personas es asexual. Eso significaría que, en España, hay aproximadamente más habitantes que en Murcia capital. No es más conocida porque la gente no se había reunido para hablar sobre cómo se sentían al respecto hasta recientemente. Incluso hoy, muchas personas asexuales ni siquiera saben que hay una palabra que describe cómo se sienten.

Es importante entender que nada ha hecho que tu hijo/a sea así. La asexualidad no es el resultado de ninguna decisión que tú hayas tomado como padre o madre. No hay nada que puedas haber hecho para hacer que sea asexual y, del mismo modo, no hay nada que puedas hacer para que deje de serlo. Igualmente, no es algo que tu hijo/a haya elegido ser. Es algo que siente de forma natural, y está utilizando el término "asexual" para describir esos sentimientos.


¿Qué debería hacer?

- Escucha a tu hijo/a. Sabrá más que tú sobre este tema.

- Intenta ser comprensivo/a. No es necesario que todo tenga sentido para ti a la primera; lo importante es que te esfuerces por entender.

- Investiga. Si no entiendes algo, o tienes preguntas sobre las que no te sientes capaz de preguntar, o si simplemente quieres saber más, emplea algo de tiempo en buscar lo que quieras saber.

- Trata la asexualidad con respeto. La asexualidad no es imaginaria, no es una "cosa de adolescentes", ni es un chiste. Es una parte esencial de la identidad de tu hijo/a. Si menosprecias la asexualidad, estás menospreciándolo/a.

- Acepta a tu hijo/a. Esto es importante para él/ella, y es importante que sepas que te importa.

- Y lo más importante: Quiere a tu hijo/a.


¿Qué no debería hacer?

- No te enfades. No hay nada por lo que enfadarse. Enfadarte porque tu hijo/a sea asexual es como enfadarte porque calce un 44 o porque tenga los ojos marrones. Enfadarte por ello solamente hará que se sienta peor.

- No intentes "arreglarlo". No hay nada que "arreglar". La APA reconoce la asexualidad como una orientación válida en el DSM-5*. Llevar a tu hijo/a a un/a terapeuta para "curar" su asexualidad conllevará, en el mejor de los casos, una total pérdida de dinero y, en el peor, una experiencia traumática y horripilante.

- No intentes convencer a tu hijo/a de que está equivocado/a. Confía en lo que sabe sobre cómo se siente y qué piensa.

- No evadas el tema. Si tu hijo/a te dice que es asexual, eso implica que es importante para él/ella. Quitarle importancia o eludir el tema le hará pensar que no te importa.

- No te "olvides" del tema. Si tu hijo/a ha de recordarte que es asexual posteriormente, va a sentir que no te interesas por su vida. No tienes por qué acordarte de toda la terminología ni de todos los detalles específicos, pero sí deberías recordar que es asexual y lo que eso significa.

- No se lo cuentes a nadie sin permiso de tu hijo/a. Él/ella ha confiado en ti contándote esto. Puede que haya otras personas en las que no confíe lo suficiente como para decírselo. No traiciones su confianza contándoselo a otra gente.


¿Esto significa que mi hijo/a no...

- será feliz? Tienes miedo de que tu hijo/a nunca podrá ser feliz por ser asexual, pero no hay nada relacionado con la asexualidad que impida a alguien ser feliz. Además, no es como si el sexo o la atracción sexual fuesen las únicas fuentes de felicidad en el mundo (de todas formas, si no fuese asexual tampoco tendría garantizada la felicidad.

- se casará? Tienes miedo de que tu hijo/a nunca se casará o acabará quedándose solo/a, pero no hay nada relacionado con la asexualidad que impida que encuentren a esa persona especial. Además, quizá está contento/a permaneciendo soltero/a para siempre (de todas formas, si no fuese asexual tampoco habría ninguna garantía de que fuese a casarse.

- tendrá hijos/as? Tienes miedo de que tu hijo/a nunca tendrá hijos/as biológicos/as, pero no hay nada relacionado con la asexualidad que impida que los tenga. Además, quizá nunca quiso igualmente (de todas formas, si no fuese asexual tampoco habría ninguna garantía de que acabase teniendo hijos/as.

- experimentará el placer del sexo? Tienes miedo de que tu hijo/a pudiera no sentir nunca el gozo que el sexo supone, pero esto no es necesariamente así. Además, quizá nunca estuvo interesado/a en el sexo o no lo considera algo agradable (de todas formas, si no fuese asexual tampoco tendría por qué disfrutar del sexo de forma garantizada).


  • En español, Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, quinta edición

Si quieres leer más, puedes acudir a esta página, donde quizá encuentres respuesta a otras preguntas que te estés haciendo y no hayan sido respondidas aquí.