Artículo: Entrevista a la autora del libro 'La orientación invisible'

De AsexualpediA
Saltar a: navegación, buscar

30 de diciembre de 2014

Escrito por Jaled Abdelrahim para yorokobu.es

Los homosexuales han luchado durante siglos (siguen en ello) para que se reconozca su derecho a estar con una persona de su mismo sexo. Los transgénero y transexuales defienden que se escrute su libertad para mutar de género. Los heteros son una corriente bastante cómoda a la que de vez en cuando le da por decir que tiene más derechos que el resto y los bisexuales piden encarecidamente que nadie meta las narices en que hoy les apetezca estar con una señorita y mañana con un señorote. Sin embargo, se nos escapa sin saberlo un grupo. A menudo ni siquiera las otras minorías son conscientes de su existencia. ¿Cuáles son los derechos que reivindican los asexuales?

Para muchos la palabra consiste tan solo en un término, la definición biológica de una reproducción no corporal o simplemente cualquier cosa que carezca de relaciones sexuales. La escritora norteamericana Julie Sondra Decker (1978) publicó en septiembre un libro llamado The invisible orientation (La orientación invisible) para hacer constar que la asexualidad no es un vocablo, sino «un movimiento». Ella lo es y quiere explicar al mundo que su preferencia es una inclinación colectiva que a menudo se siente vulnerada sin que nadie se haga cargo de ello.

Contenido

Julie, ¿qué es la exactamente la asexualidad?

Hay distintos modos de verlo. Según la mayoría, es una falta de atracción sexual; casi todas las personas asexuales dicen que ellos no se sienten atraídos sexualmente a otras personas. Con menos frecuencia, se define asexualidad como no estar interesado en el sexo, o simplemente no valorarlo.


Si es la falta de atracción sexual o la falta de su valoración o simplemente la falta de sexo, ¿por qué lo consideras una orientación sexual?

No considero la «falta de sexo» como una orientación sexual. Si alguien no tiene relaciones sexuales, a eso se le llamaría castidad, o celibato o abstinencia – todas esas palabras describen el comportamiento-. La asexualidad es considerada una orientación sexual porque describe experiencias de atracción, aunque sea atracción hacia nadie.

Tú eres asexual. Sí, lo soy.


¿Y tú crees que la gente en general sabe que existís como movimiento?

La gente sabe que hay personas que no quieren sexo en absoluto, o que no quieren practicarlo mucho, pero por lo general piensan que se trata de un trastorno.


Por eso escribiste el libro.

Básicamente los asexuales necesitamos recursos convencionales para hacernos visibles, para explicar lo que significa asexualidad y que la sociedad lo comprenda.


Supongo que a veces se hace difícil de concebir para algunos que no querer sexo sea una inclinación sexual ¿Qué es eso en lo que la gente está equivocada respecto a esta «orientación»?

Muchas personas piensan que la asexualidad es lo mismo que no tener relaciones sexuales, y eso no es cierto. Piensan que los asexuales no tienen relaciones románticas, ¡y muchos sí las tienen! Por lo general se cree que las personas asexuales tienen un trastorno o una afección que les hace así, pero la asexualidad no es una enfermedad ni tiene que ser propia de personas que se sientan solas, o que son demasiado feas para obtener un compañero o que un día «encontrarán a la persona adecuada» y dejarán de identificarse como asexuales… Lo que a mi me gustaría conseguir es que la sociedad sea más respetuosa con los que nos definimos como asexuales.

La verdad es que opino que has acertado en el título de tu libro. Se sabe muy poco de vuestra orientación. No sé si te importa que te cuestione un poco acerca de ella.

Adelante.


Julie, ¿eres virgen?

Yo nunca he tenido relaciones sexuales. Muchos preferimos no incluir el sexo en nuestras vidas.


Y una persona asexual, ¿nunca se siente excitada?

Varía. Algunas personas asexuales experimentan excitación sexual. Algunos no lo hacen.

Pero si tienes excitación, dejas de ser asexual…

La capacidad para excitarse sexualmente no está relacionada con si alguien es asexual.


¿Cuál es tu opinión acerca de tener sexo? Quiero decir, ¿existe algún tipo de relación corporal para los asexuales, aunque no intervengan los órganos sexuales? Por ejemplo, ¿hay besos en la boca?

Yo personalmente no estoy interesada en el sexo ni de acuerdo con él. Tampoco me gusta besar y no deseo una pareja. Pero las opiniones sobre esto entre asexuales varían enormemente. Su concepción del sexo, su opinión sobre besarse, otros tipos de intimidad física… Están desde los que no toleran ningún tipo de sexo a los que les gustan los besos y los abrazos.


Hablemos de amor. ¿Un asexual puede enamorarse?

Es lo mismo: Algunos lo hacen, otros no. Orientación romántica es diferente a orientación sexual.


Y en el caso de un asexual enamorado, ¿cabe la relación con un pareja que no sea asexual?

Sí, y las relaciones con más de dos personas a menudo incluyen a personas asexuales también. Las personas asexuales somos pocos frecuentes, así que si queremos tener una cita, a menudo es difícil encontrar otras personas asexuales. La mayoría de personas asexuales que tienen relaciones románticas lo hacen con parejas que no lo son.

Supongo que habrá casos en los que el asexual renuncie de su condición por enamoramiento. ¿Es frecuente entre asexuales cambiar su orientación a lo largo de la vida?

Para la mayor parte de las personas (incluyendo las asexuales) una orientación sexual es una experiencia para toda la vida. Las orientaciones sexuales describen patrones de vida que han sido coherentes en el pasado y el presente. Sabiendo lo que experimenta una persona en su pasado se puede esperar que va a ser en su futuro. Sin embargo, algunas personas, de cualquier orientación, son sexualmente fluidas y sí experimentan ese cambio de orientación. Los asexuales en el mismo grado que el resto.


Tengo entendido que el objetivo de vuestra reivindicación, más allá de estar dirigido a la sociedad heterosexual, también es un llamamiento de inclusión que lanzáis a las otras minorías. ¿Cuál es el problema? ¿Agrupaciones como la LGTB no os tiene en cuenta como colectivo?

Yo creo que tiene sentido que las personas asexuales sean parte del entramado global de este movimiento, porque muchos de nuestros problemas vienen del mismo lugar. Se espera de nosotros que tengamos deseo sexual únicamente por gente de nuestro distinto género, y se define nuestro éxito en función a esas relaciones. Opino que los miembros de la LGBT son también los únicos capaces de entender algunas de las dificultades que experimentamos como forasteros en una cultura que no nos acepta. Sin embargo, algunos de sus componentes piensan que los asexuales no deben ser incluidos. Estos últimos argumentan que no hemos sufrido de la misma forma o en la misma medida que ellos (y a veces eso es cierto), pero no creo que la cuantificación de cuánto daño han hecho a unos o a otros deba ser la única razón para poder organizar y difundir el conocimiento. Por suerte muchos activistas homosexuales aceptan y entienden que tenemos objetivos similares y que deben ser aliados.

AVEN son las siglas que os representan a nivel internacional. ¿Eres parte activa de esta plataforma?

No personalmente. Tengo una cuenta allí porque es la mayor organización específica asexual en línea. Mucha gente ha encontrado en ella un buen recurso para hablar de sí mismos y aprender acerca de otras personas.

Dejas claro en tu libro que la asexualidad no es una enfermedad ni un problema mental ni un caso de homosexualidad escondida. Y reivindicas que hay otras maneras de no ser respetado. Cuando hablas de respecto al asexual, ¿de qué estamos hablando?

El respeto a la asexualidad implica no contribuir a una cultura sexual obligatoria, es decir, esperar que todas las personas tengan sexo y utilizar el éxito sexual como medida de valor de una persona. La mayoría de formas de faltar al respeto a las personas asexuales implican simplemente el hecho de negarse a reconocer que la asexualidad es legítima, cuando se nos presiona para encontrar una respuesta diferente.

La experiencia de la discriminación de las personas asexuales puede manifestarse de muchas maneras: algunas son expresiones más violentas, como la llamada «violación correctiva», que es cuando una persona que se identifica como asexual da a conocer su inclinación y otra piensa que puede ser «curada» si es forzada a tener relaciones sexuales. También es un estigma el rechazo de la familia, los amigos, los compañeros…; y en ocasiones también existe una discriminación institucional, como en el caso de individuos que son despedidos o acosados por no participar en la cultura sexual o no estar dispuestos a aceptar proposiciones de alguien de la oficina. También se nos ha explicado que el matrimonio tiene que implicar sexo y no se acepta la adopción si no se tiene un problema físico. Hasta supone un problema en inspecciones de inmigración, que pueden juzgar un matrimonio como falso si no ha habido sexo entre ellos. Somos tratados como personas heterosexuales «fallidas» y acosados por esto. A veces, incluso en nuestras propias familias.